¡Todo por Justin Timberlake!

Querido diario:

 

Si el favor es para alguien que quiero, soy la primera que hace la diligencia. ¡¿Pero sí es para mí?! Me paralizo. Es que no me gusta molestar, por alguna razón así lo siento cuando me toca ser la beneficiada de cualquier esfuerzo de parte de otro ser humano.

 

Sé es un pensamiento errado, porque así como disfruto ayudar a otros, habrá muchos que seguro querrán ayudarme a mí. Aparte está el tema de que, si piensas que molestas, no pedirás ayuda. Y eso termina generando en cada quien un carácter individualista.

 

¿Que qué pasó este fin de semana? Que enfrenté ese reto en el Festival Presidente y todo ser fan enamorada de Justin Timberlake. ¡Es que me parece increíblemente talentoso y proyecta una calidad humana muy especial! Desde que supe que venía me dije a mi misma: mi misma, tienes que conocerlo.

 

Pero eso implicaba decirle a mis amigos relacionados con el festival, recordarles cada cinco días y además estar dispuesta a sufrir la decepción de no ser posible. ¡Mi gran temor! El molestar y el ser decepcionada. Así que ya sabes, comencé a trabajar esos miedos semanas antes.

 

Lo grande es que, ya con mitad del camino recorrido, llego el gran día y me volví nada. ¡Es mi naturaleza! Es que veía a todo el mundo tan ocupado, que deseaba evitarles inconvenientes.

 

¡Gracias a Dios que mis amigas no son como yo! Se encargaron de mover las fichas para hacer posible ese encuentro. Pero es tan grave mi caso que, cuando el equipo de Presidente nos abordó para hacer conocer a Justin (estaba mala), una de mis amigas me mandó a callar porque arranqué con mi discurso de: ay no, pero si es molestia no. ¡Maja me quería matar!

 

No voy a entrar en los detalles del “Meet and Greet”, mejor voy a compartir qué aprendí. Aprendí que si quieres algo, vale la pena el esfuerzo. Que en la vida hay que aprovechar las oportunidades presentadas, con actitud de “me lo merezco”. Que tienes que rodearte de personas que saquen lo mejor de ti, como mis chicas fabulosas. Y que vale la pena vencer tus miedos hasta convertirlos en fortaleza.

 

Hoy me pasó por una foto, mañana puede ser por el negocio de mi vida o por una situación emocional que signifique un antes y un después. Soy valiosa y merezco el esfuerzo de seres queridos. Doy sin esperar recibir a cambio, pero pedir es parte de relacionarse. ¡Ser independiente, pero necesito a los demás! Ahí vamos.

 

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites